2 març 2015

Muere Francisco González Ledesma, padre de la novela negra española


Ha muerto Silver Kane. Ha muerto el padre del comisario Ricardo Méndez. El escritor Francisco González Ledesma, que era todo eso, y también periodista, y abogado de formación, falleció ayer en Barcelona, su ciudad natal, tras dos años de enfermedad, las consecuencias de un ictus cerebral que no le impidió, pese a todo, seguir escribiendo.
A pocos días de cumplir 88 años, era uno de los padres de la novela negra en España, como ha destacado esta mañana su editorial, RBA, que ha reeditado recientemente los éxitos del detective más cercano a la calle y más alérgico a los despachos de la literatura nacional.
Ledesma fue galardonado en el año 1984 con el Premio Planeta por su obra Crónica sentimental en rojo, en la que Méndez aparecía ya como protagonista, tras un cameo menor un año atrás como secundario en Expediente Barcelona. Hasta una docena de tomos componen sus historias.
Antes, apenas con 21 años, González Ledesma se había hecho con el Premio Internacional de Novela con Sombras viejas, un libro que no vio la luz, censurado por la dictadura. Los napoleones, su segunda novela, tuvo que esperar la muerte del dictador para poder llegar a las librerías.
En la década de los 60 ya había mostrado su carácter combativo al colaborar en el nacimiento del Grupo Democrático de Periodistas, una agrupación profesional clandestina. Llegó a ocupar cargos de redactor jefe en El Correo Catalán y en La Vanguardia, un trabajo que espació con sus demás labores. La Generalitat le otorgó en 2010 la Creu de Sant Jordi por su trayectoria.
Aquellos fueron años de pelea en la trastienda pero también de de un tremendo éxito gracias a su otra faceta más conocida, la de narrador de novelas del oeste bajo el pseudónimo de Silver Kane, un nombre exótico para contar Arizona desde la orilla del Mediterráneo, en los volúmenes populares de la Editorial Bruguera. Firmó más de mil novelas de esta naturaleza, adobadas con las románticas, también vendidas en los kioscos, bajo el nombre de Rosa Alcázar. Llegó a vender más de 60.000 ejemplares.
La literatura de evasión y la policíaca de corte social, donde la pobreza impone su ley, le han valido la comparación con Dickens y Hammett, con Simenon o Juan Madrid. El mundo digital, tan ajeno para sus personajes, ha revivido a Kane y a Méndez con numerosos blogs de seguidores.
Padre del también periodista y escritor Enric González, la capilla ardiente de Ledesma se encuentra abierta en el tanatorio de Sant Gervasi y su funeral se celebrará mañana en Barcelona a las 13.00 horas.
El Huffington Post, 2 de marzo de 2015