15 abr. 2010

Una novela del oeste. Vuelve Silver Kane

La dama y el recuerdo
Francisco González Ledesma
(Editorial Planeta)
320 Páginas – 19,50 €

Recuerdo los tiempos gloriosos, muy en el pasado, de las novelas del oeste. Es esos tiempos, hace ya más de cuarenta años, los lectores cambiaban novelas como se cambian cromos. Los quioscos de prensa vendían las obras de Corín Tellado, en el apartado de amores imposibles, y las entregas semanales de Estefanía y Silver Kane, en el espacio de ajuste de cuentas en el lejano oeste. Y es precisamente Silver Kane, de nombre de pila Francisco González Ledesma, el creador e impulsor de estas novelas. Eran tiempos de novelitas de encargo y de vivir de lo que saliera. Y ahora, muchos años después, Silver Kane vuelve. Vuelve para saldar cuentas con el pasado y con nuestras añoranzas.

La dama y el recuerdo.
En un remoto pueblo de Kansas, Jackson, se cruzan los destinos de varios personajes. Unos atracadores irrumpen en el banco del puUna vez con el dinero en los bolsillos, se dirigen al saloon, donde las chicas los aguardan para ofrecerles sus servicios. Pero se encuentran con algo que no esperaban: Taylor, pistolero legendario que tiene un objetivo: acabar con Ford, el cacique del pueblo, representante del Gobierno y encargado de las negociaciones con los indios para la cesión de sus tierras, que tiene comprado al sheriff del condado y atemorizados a todos sus ciudadanos. La amante de Ford, Lena, es una mujer despiadada que no se detendrá ante nada ni nadie para hacerse con el poder, su única ambición. Lancaster es un cazarecompensas al que le descubriremos buen corazón.
Ketty River, la dama del título, la mujer más hermosa y con más clase del pueblo, utiliza otro nombre para ejercer con mano de hierro de jueza en la capital, Kansas City. Ketty llevará a cabo su venganza contra Ford (por haber sido violada en su juventud por él), que la acabará materializando el niño al que Taylor había salvado la vida junto a Fedra, una joven preciosa con la que acabará compartiendo su vida en la casa donde había vivido con su anterior mujer, asesinada por los hombre de Ford.
Enrique Moriel es un seudónimo de Francisco González Ledesma. La primera novela de la serie, La ciudad sin tiempo, fue un gran éxito, con más de 100.000 lectores y publicada en diez países. Enrique Moriel es también el nombre del protagonista de la primera novela del autor, Sombras viejas, prohibida por el franquismo y recuperada recientemente por Destino. Francisco González Ledesma se dedicó primero a la abogacía y más adelante al periodismo, siendo redactor jefe de La Vanguardia. Recibió el Premio Planeta 1984 por Crónica sentimental en rojo, protagonizada por el desengañado policía Méndez, hijo de los barrios bajos barceloneses y conocedor impío de los altos. La serie policiaca de Méndez, de éxito internacional, incluye también El expediente Barcelona, Las calles de nuestros padres, La dama de Cachemira, Historia de Dios en una esquina, El pecado o algo parecido (Premio Dashiell Hammett 2003), Cinco mujeres y media y Una novela de barrio (Premio RBA 2007). El Premio Pepe Carvalho 2005 reconoció su trayectoria como autor de novela negra. Fue Premio Ciudad de Barcelona de Cine y Premio Roda Ventura del Colegio de Abogados.

La librería de Javier, 15 de abril de 2010