18 abr. 2010

El oeste de tapa dura de Silver Kane

Francisco González Ledesma vuelve a sorprender a propios y extraños con una nueva obra aparecida recientemente en las librerías de este país y en la que resucita el alter-ego por el que fue (y es) conocido por varias generaciones de lectores, de esos lectores que buscaban afanosamente simple evasión y divertimento en una España gris y sometida, carente de libertad real pero no así imaginaria; gracias a novelitas como las que González Ledesma escribió bajo el seudónimo de Silver Kane, muchos pudieron soñar con visitar aquel Oeste de rudos pistoleros, damas fáciles, sheriffs corruptos, indios salvajes, duelos imposibles y mucho, mucho humor negro. Ahora, con "La dama y el recuerdo", recientemente publicado por Editorial Planeta, Silver Kane regresa para sus incondicionales y nuevos lectores con una novela cuyo objetivo primordial es el mismo que caracterizó a sus viejas y pequeñas "hermanas" de entonces: el entretenimiento del lector. Y cuando el que escribe es González Ledesma, ese fin está más que conseguido.

De esta singular experiencia, el volver a un género que tanta fama popular le dio, Ledesma afirma categóricamente que le ha devuelto «juventud» y «emoción». Estamos ante un autor luchador, testigo indudable de una dura posguerra, que subsistió en una Barcelona apagada y triste, donde imperaba el hambre, pero también la solidaridad, según él mismo dice, y es precisamente ésta una virtud indudable de Ledesma, hombre noble, humilde y sincero, amigo de sus amigos y enemigo de toda hipocresía, que abandonó una lucrativa carrera de abogado por el periodismo porque no soportaba más seguir engañándose a sí mismo en una profesión tan llena de mentiras y conveniencias. Ledesma, con "La dama y el recuerdo" realiza un sentido homenaje a un género que dominó los quioscos españoles durante medio siglo y en donde con toda seguridad encontraremos a un Silver Kane en plena forma, con el pulso firme para disparar certeramente en el gusto del lector, de ese lector que se reencuentra con un autor fetiche de la novelita de quiosco y del que, intrigado al ver por primera vez semejante cabecera en un libro de tapa dura, entre por primera vez en un mundo del que será difícil que abandone.

El justiciero Silver Kane regresa al Oeste Cultura elmundo.es
The Lone Freaker, 18 de abril de 2010