9 abr. 2010

Francisco González Ledesma regresa a la novela del Oeste con Silver Kane

El escritor, censurado durante la dictadura franquista, recupera un género que le convirtió en autor de referencia

Tomás García Yebra

Francisco González Ledesma ganó en 1948, con la novela 'Sombras viejas', el Premio Internacional de Novela. Tenía entonces 21 años. Entre los miembros del jurado se encontraba -nada más y nada menos- que Somerset Maugham. «Me la premiaron, pero no pasó la censura franquista», recuerda este escritor, abogado y periodista. «Situé la acción en un barrio pobre de Barcelona, y ya por ese detalle me tildaron de 'rojo', pero no acabó ahí el asunto; en un momento determinado, uno de los personajes apoya la mano sobre la rodilla de la chica; yo no veía ninguna cosa pecaminosa en el gesto, pero el censor sí lo vio, me dijo: 'Está muy claro que esa mano, lo que quería, era subir hacia arriba'».
Le crucificaron. Por 'rojo' y por pornógrafo. «Mientras viva el Caudillo, usted jamás publicará nada en este país», fueron las palabras que escuchó de la censura franquista. «Mi futuro, en el mundo de la literatura, se presentaba negro», explica. «Pero tuve la fortuna de contactar con la editorial Bruguera y aquello fue como el maná. Me encargaron novelas de género, especialmente de tema policiaco y del Oeste, y fue cuando cree el pseudónimo de Silver Kane».
A lo largo de 30 años, Ledesma publicó más de 400 títulos, especialmente del Oeste. «En una semana me despachaba novela y media». La novela popular estaba copada por tres nombres: Marcial Lafuente Estefanía, Corín Tellado y Silver Kane. «La editorial Bruguera ganó mucho dinero conmigo, y yo también me embolsé mis buenos cuartos; había meses que se llegaron a vender 60.000 ejemplares de mis novelas».
Ahora, a los 83 años, Francisco González Ledesma ha resucitado a Silver Kane con 'La dama y el recuerdo' (Planeta), una novela que mantiene «todos los ingredientes de intriga y entretenimiento» que manejó en los años 50, 60 y 70. «Me he atrevido a volver a mis años jóvenes de aventura y pasión, de sufrimiento y virginidad literaria», subrayó Ledesma, premio Planeta en 1984 con 'Crónica sentimental en rojo' y uno de los autores de referencia de la novela negra actual. «Mi ilusión es resucitar aquella épica que tanto gustó en su momento», señaló
.

La Voz Digital, 8 de abril de 2010