12 jul. 2005

González Ledesma ubica su nueva novela en la Barcelona multirracial

EL ESCRITOR PRESENTÓ 'CINCO MUJERES Y MEDIA' EN GIJÓN

El inspector Méndez se adentra en un nuevo caso, protagonizado por la población inmigrante

EFE

GIJÓN. Francisco González Ledesma (Barcelona, 1927), abogado, periodista y escritor, presentó ayer en rueda de prensa en Gijón Cinco mujeres y media , su última novela con nuevas aventuras del inspector Méndez, que sigue trabajando en las calles "de la nueva Barcelona multirracial".
González Ledesma, ganador del premio Planeta 1984 con Crónica sentimental en rojo, en la que presentó a este personaje, protagonizó hoy la cuarta jornada del festival de la Semana Negra en el que firmó ejemplares de sus obras y participó en una mesa redonda tras atender a los medios de comunicación en rueda de prensa.
El inspector Méndez, "un personaje al que nadie hace caso y que recibe los encargos de casos fáciles que él convierte en difíciles porque llega hasta el fondo", según González Ledesma, descubre en su última novela, "la nueva Barcelona en la que los inmigrantes han reemplazado a los obreros en los barrios populares y a los que les ha cambiado el carácter".
Méndez mantiene en esta obra su peculiar línea policial de dejar marchar a más delincuentes de los que ha detenido, porque, según el escritor, "cree más en la ley de la calle que en la de los juzgados y porque comprende muy bien el hambre", y avanzó que en este libro su personaje "se enfrenta a un delito que no perdona, la violación".
La violación y muerte de la joven trabajadora Palmira Canadell desencadena una serie de asesinatos y saca a la luz viejas historias de un pasado, el de la Guerra Civil y el del hambre del franquismo en los barrios populares barceloneses, que vuelve para ajustar cuentas.
Para González Ledesma, este libro refleja "la realidad social y el día a día de los barrios de Barcelona", una ciudad a la que dijo querer pese a que es "durísima".
El Poble Sec y las calles del Raval siguen siendo el escenario de las peripecias del inspector Méndez, pero de trasfondo surge "la nueva Barcelona surgida del Fórum, en la que la especulación inmobiliaria es la nueva cultura empresarial y los matones y las reuniones diarias de un grupo de mujeres en un bar del Raval jalonan la intriga", señaló el escritor y periodista catalán.
Pese a toda esa ambientación, para González Ledesma, "las protagonistas de la novela son las mujeres, sus vidas y sus pensamientos, algo poco habitual en la novela negra, tradicionalmente de protagonistas masculinos". Ese "olvido" de las mujeres en sus anteriores novelas negras ha llevado a Ledesma a darle protagonismo a una mujer que simboliza a todas la mujeres de los barrios obreros españoles depositarias del sufrimiento de la guerra.


Diario de Noticias
, 12 de julio de 2005