14 abr. 2009

Las apariencias engañan

NO HAY QUE MORIR DOS VECES (Francisco González Méndez, Novela)

Patrizia Tenorio.

Francisco González Ledesma nos trae de nuevo al inspector Méndez. No hay que morir dos veces es su última novela policíaca y de espionaje que añade a su lista de obras y en la que el inspector participa.

La novela se desarrolla en el corazón de las calles más transitadas de Barcelona, desde el Poblenou a Vallvidrera y desde la calle Nou de la Rambla (donde nace el escritor) hasta las mismísimas entrañas del barrio del Raval.

Ya desde el principio de la novela nos plantea una serie de casos que a priori no parecen tener nada que ver: una niña que recibe demasiadas visitas en su casa en la que vive sola, un hombre que acepta el planteamiento de volver a matar a alguien y una novia en plena boda con pistola en mano que dispara a su prometido.

A lo largo de la obra, en las calles de la Ciudad Condal se van a ir descubriendo las pistas que harán que puedan estar relacionados, los al parecer, tan diferentes casos de crimen.

En la novela se reúnen a un tipo de personajes que "no quieren morir del todo" y que reflejan de alguna forma la vida que se da en Barcelona. Y aunque no lo parezca, en la cara oculta de la obra de Ledesma se tratan una serie de temas que actualmente tenemos en nuestro día a día, como el terrorismo, el aborto, el acoso sexual y la pederastia.

El autor, en la presentación de su libro el pasado 3 de abril, aseguró que es "una novela de la que se podrían sacar cuatro", ya que con tan sólo la historia de los propios personajes llenarían una novela entera por separado.

Francisco González Ledesma (Barcelona 1927) es uno de los mejores escritores de novela criminal. En 1984 recibió el Premio Planeta por su obra Crónica Sentimental en rojo y en 2005 fue premiado con el premio Pepe Carvalho a toda su trayectoria.

No hay que morir dos veces
Autor: Francisco González Méndez
Editorial: Planeta
Género: Novela
Páginas: 468 páginas
Precio: 19,90 euros

La Semana, 6-12 de abril de 2009