13 abr. 2008

La ciudad sin tiempo de Enrique Moriel.

No suelo leer revistas especializadas, donde te aconsejan la lectura de algún libro, así que muchas de mis elecciones es puro azar... me fijo en la portada, en la historia, en el autor... En el caso La ciudad sin tiempo, Enrique Moriel es un seudónimo, así que podo podía decirme, sin embargo la historia que presagiaba...era la de un hombre que vivé desde el siglo XV en Barcelona... un vampiro, un diablo...Y la historia engancha, va desgranando los acontecimientos de Barcelona, las ejecuciones del Santo Oficio, la guerra de sucesión de 1714, la semana trágica... las calles, las casas y sus barrios. El hilo conductor es la vida de Marta Vives, y la voz que nos cuenta la historia es un hombre que vive eternamente, un vampiro... un diablo con un gran corazón.
La novela quiere dejar una idea... la creación está incompleta, los hombres con nuestras acciones y decisiones vamos finalizando la creación, completando la obra. La batalla entre Dios y el ángel caído, el vencedor fue el diablo, y creo un mundo en que impera el mal, donde ninguno de los diez mandamientos se cumplen, la tierra vendría a ser el infierno. Los hombres a través de sus acciones debe ir consiguiendo un mundo mejor.
Pero siempre existirá el bien y el mal.
El autor representa al bien, como personas intransigentes, sacerdotes que matan por la religión, y que predican la Obediencia... no es bueno pensar, ni hacerse preguntas... Otra idea original, que podría habernos hecho pensar, discutir, plantear ciertos temas... pero cuando el autor empieza con los mismos estereotipos los curas, la derecha, la religión católica se hace un poco pesado.
El desenlace del libro es un poco extraño, situaciones algo forzadas y largas conversaciones, para dejarnos un final sin cerrar... si los protagonistas viven eternamente... como terminar la historia, es difícil, pero se podría haber intentado.
Buscando en internet he encontrado al autor que se esconde bajo Enrique Moriel, Francisco González Ledesma. La decisión de la editorial para que esta obra no pasase inadvertida, encasillada en policíaca, me parece una gran idea... tras algunas semanas en el mercado desvelan el autor, a quien le guste el autor comprará sin duda el libro, al saber que ha escrito algo nuevo y quien nunca se acerca a las novelas policíacas, podrá descubrir a Francisco González Ledesma. Y otros como yo, no tendremos mayor interés en conocer nada más de su obra, es decir que no saldré corriendo a por sus anteriores novelas.

Que leo hoy, 13 de abril de 2008