13 febr. 2006

«La novela negra, además de plantear enigmas, debe tratar de sacarle las tripas al poder»

Francisco González Ledesma es el decano español del género Para el escritor «las tiranías no soportan esta literatura»

Paco Soto

BARCELONA. El periodista y escritor de novelas policíacas Francisco González Ledesma, distinguido recientemente con el premio Pepe Carvalho por los organizadores del II Encuentro de Novela Negra y de Misterio de Barcelona, está convencido de que «la novela negra, además de plantear enigmas, debe sacarle las tripas al poder establecido».
Nacido en el seno de una familia humilde y de izquierdas en el barcelonés barrio de Poble Sec, González Ledesma empezó a escribir a los 15 años guiones de historias de superhéroes. Estudió derecho y trabajó de abogado, pero la situación política y judicial de la España de hace 50 años resquebrajó su vocación de jurista. Tras escribir su primera novela, Sombras viejas -prohibida por la censura-, González Ledesma entró a trabajar en la editorial Bruguera y, por arte del entonces incipiente marketing, se convirtió en Silver Kane, nombre con el que escribió unas 400 novelas populares.
Compaginó durante años el periodismo -trabajó durante 30 años en La Vanguardia, donde llegó a ser redactor jefe- con la literatura policíaca, escribiendo obras como Los Napoleones, Crónica sentimental en rojo o Historia de Dios en una esquina, que desempeñaron un papel fundamental en el relanzamiento del género negro en España después de la muerte de Franco.
El creador del inspector Ricardo Méndez resume su vida literaria desde la etapa de escritor con nombre anglosajón hasta la entrega del Premio Pepe Carvalho con una frase: «El camino que va desde Silver Kane hasta hoy es paralelo a la evolución de España».
El novelista recuerda que con la muerte de Franco empezó a publicar con «normalidad y en libertad». Sostiene que siempre ha querido «contar la verdad de lo que veía» y «plasmar esa realidad». A su juicio, ese es el motivo por el que «las tiranías no sportan este tipo de literatura». Una literatura que «tiene una tradición corta en este país» y que, en estos momentos, «plantea a los autores nuevas posibilidades porque la nueva realidad crea otras formas de delincuencia y delitos».
Piensa González Ledesma que los autores de novela negra son «verdaderos sociólogos», y que los historiadores del futuro «tendrán que leer lo que hemos escrito». El decano del género policíaco en España ha redactado sus memorias, Historia de mis calles, que publicará Planeta el próximo mes de marzo.

Diario Vasco, 13 de febrero de 2006