18 abr. 2007

González Ledesma descubre Barcelona bajo seudónimo

R. Correro

La ciudad sin tiempo era hasta ayer una novela histórica de Barcelona escrita por un desconocido Enrique Moriel. La solapa del libro editado por Destino y que llegó a las librerías el pasado mes de marzo ofrecía pocas pistas sobre su personalidad: autor de reconocida trayectoria y nacido el siglo pasado en Barcelona, y aseguraba que no iba a 'ocultar su verdadera identidad indefinidamente'. Ayer, tras tres ediciones con 60.000 ejemplares publicados, la editorial desveló el verdadero nombre del autor: Francisco González Ledesma (Barcelona, 1927), reconocido sobre todo entre los aficionados a la novela negra.
González Ledesma explicó ayer que la decisión de publicar bajo seudónimo surgió de manera informal durante una conversación con su editor. 'Creímos que podía ocurrir que desde un principio la novela quedara clasificada como negra, cuando en realidad es otra cosa'.
La ciudad sin tiempo es, según su autor, 'un intento de penetrar en el corazón de Barcelona y de su historia'. Arranca con la aparición del cadáver de un abogado de la alta sociedad en la ciudad actual. La investigación de la muerte sirve como pretexto a González Ledesma para recorrer el pasado de Barcelona pasando por la Inquisición, el desarrollo urbano de la ciudad, la lucha contra las tropas de Felipe V o el inicio de la construcción de la Sagrada Familia. 'Absolutamente todo lo que cuento es verdad', aseguró el autor, que se resiste a clasificar su novela como histórica, 'el único episodio que no se ha podido confirmar es el atentado que se preparó contra Ildefonso Cerdà que proyectó el actual Eixample'.
Preguntado por los episodios de la historia oculta de la capital catalana que más le habían impresionado, González Ledesma citó como ejemplo el que los antiguos cementerios parroquiales que pasaron a ser zonas públicas se cubrieran con una capa de cemento y fueran convertidos en plazas, sin trasladar los huesos, como el caso de la plaza Urquinaona.
No es la primera vez que el autor, ganador del Planeta en 1984 con Crónica sentimental en rojo, publica bajo seudónimo, durante la década de los 50 firmó centenares de novelas del oeste con el nombre de Silver Kane.
La ciudad sin tiempo seguirá apareciendo con el seudónimo de Enrique Moriel, pero la solapa advertirá a partir de ahora que corresponde a González Ledesma. Enrique Moriel es el nombre del protagonista de Sombras viejas, la primera novela del autor, prohibida por el franquismo y que Destino editará por primera vez en España.


Cinco Días, 18 de abril de 2007