14 set. 2009

Las calles de nuestros padres, de Francisco González Ledesma

Segunda novela en la que aparece MÉNDEZ. Novelón, amigos. Es un libro escrito desde el cariño. Cariño por una ciudad, BARCELONA. Cariño hacia un personaje, el inspector MÉNDEZ, que tiene demasiado de nosotros mismos. Por eso me gusta tanto y gusta tanto al público. He gozado al leerlo, como se disfruta con muy pocas cosas. Me he reído de la mala suerte del AMORES, de los negocios del ARMANDO. He vivido con intensidad la amistad entre SERGI LLOR y LIBERTAD. Y he bajado a las cloacas del poder con JUAN SANJUÁN y MARINA VOLPE. Es una novela muy bien escrita, con muchas verdades, con mucho humor negro, blanco y de todos los colores. MÉNDEZ, y que me perdonen los demás, es nuestro mejor inspector de ficción. La novela negra es necesaria, amigos, ya lo creo que si. Es uno de mis géneros preferidos. Y si está tan bien escrita, pues miel sobre hojuelas. Si no conoces este libro, no dudes en comprarlo. Te aseguro que es una buena inversión. Con el tiempo, me iré leyendo toda la serie MÉNDEZ, os lo aseguro. Es auténtica vida escrita, la de verdad, la descarnada, sobre la cuál no queremos saber, pero que está ahí. Cada día con nosotros.

Kebran, 14 de septiembre de 2009