12 oct. 2009

La dama de Cachemira, de Francisco González Ledesma

Poco a poco me voy leyendo, mejor es decir disfrutando todos los casos del inspector Méndez. Este libro lo cogí de prestado en la Biblioteca Pública. Y me ha vuelto a fascinar. Ya conté por aquí mi admiración hacia este personaje que se acrecienta al haber disfrutado de esta novela. Buena trama, reencuentro con anteriores personajes que aparecen a lo largo de la serie, todo tratado con un finísimo humor negro, con una visión tan negativa como real (y deliciosa) de la vida misma. En este caso Méndez (ya definitivamente el mejor inspector de novela de la historia de literatura hispana) se inmiscuye en un crimen al que llega por el robo de una silla de ruedas. La trama te atrapa, te deja exhausto hasta el final, con un capítulo de cierre digno de mención. Y la temible historia de el fulmine, que es para reír un rato muy sanamente. Debo hacer lo posible e imposible por leerme toda la serie de este inspector y por este mi blog os la iré desgranando. Y el asesino es.....(leánse la novela y lo sabrán). Editada por RBA.

Kebran, 11 de octubre de 2009