28 febr. 2007

El inspector Méndez en carne y hueso

Fran J. Ortiz

Crónica sentimental en rojo fue la novela con la que Francisco González Ledesma, uno de los nombres clave de la novela negra española, ganó el Premio Planeta en el ya lejano 1984. González Ledesma, curtido como escritor en la literatura de quiosco y conocido por el seudónimo artístico de Silver Kane, ganaba el premio literario mejor dotado del panorama editorial de nuestro país con una novela negra que, además, pertenecía a su serie protagonizada por el inspector Méndez, y que ha dado títulos tan célebres como Expediente Barcelona o Las calles de nuestros padres.
La adaptación cinematográfica, de igual título, no se hizo esperar mucho: al año siguiente, CB Films estrenaba la versión dirigida por Francisco Rovira Beleta (Los Tarantos), con José Luis López Vázquez como Méndez.
El film resultante es una interesante producción de cine negro patrio cuyo interés es más histórico que artístico, y no solo por ser una adaptación de la novela mencionada, sino por formar parte de un género cinematográfico poco tratado en España.
La historia arranca con el hallazgo de una mujer muerta, a la que le han cortado un pecho, sobre la arena de la playa. El pecho es enviado a una jueza, que encargará la investigación al inspector Méndez, el cual encontrará un vínculo con una jugosa herencia y un misterioso pintor del que nadie sabe si está vivo o muerto...
El reparto de la cinta, encabezado también por Assumpta Serna y Lorenzo Santamaría, es ajustado, si bien en algunos casos los actores (sobre todo en el de Serna) parecen poco creíbles en lo referente a los diálogos. Pero el buen trabajo de López Vázquez (digámoslo ya, uno de nuestros mejores actores de siempre), una trama entretenida aunque poco novedosa, y la presencia del propio González Ledesma en un curioso cameo, justifican con creces su visionado.

Abandonad toda esperanza, 28 de febrero de 2007