7 febr. 2008

En la Barcelona joven y mestiza

Jordi Cervera

En Una novela de barrio, Premio Internacional de Novela Negra RBA, Francisco González Ledesma (Barcelona, 1927) recuperó a su desencantado protagonista, el inspector Méndez, un hecho que se supone debería haber dificultado el argumento del anonimato exhibido por el jurado del galardón. En todo caso el autor que ganó el Planeta en 1984 con Crónica sentimental en rojo y que aún mantenía vivo el éxito del pasado Sant Jordi con La ciudad sin tiempo, firmada con el seudónimo de Enrique Moriel, cambiaba de escudería y se embolsaba los 125.000 euros del premio. Y mientras se dice que se prepara una nueva aventura del inspector Méndez, Destino ya ha anunciado para abril la nueva entrega del señor Moriel, que se titulará El candidato de Dios.
Una novela de barrio es una nueva aventura de esa Barcelona mestiza que va perdiendo sus referentes, los topónimos clásicos que conocía el protagonista, para dar paso a otras geografías más cosmopolitas, menos rastreables, nada asequibles. Méndez se hace viejo, se mueve por la prejubilación y la ciudad que él conocía se rejuvenece, ensancha las calles y cambia personajes de toda la vida por recién llegados que no saben nada de los códigos de honor ancestrales. Y el lector halla a un policía menos dialogante, que se refugia en la violencia con más facilidad que antes, un Méndez que se olvida menos de su pistola, pero que, a pesar de todo, no defrauda, que no abandona los interrogatorios en forma de conversación, que sigue frecuentando los pocos bares donde el certificado de salubridad es casi una utopía y que enfrenta al lector a un personaje que ya forma parte del imaginario colectivo.
Huérfanos de Carvalho, Méndez es el policía de Barcelona, de una Barcelona alterada y perturbadora pero capaz de albergar misterios, de encerrar delitos y, sobre todo, de conjugar los temas clásicos de González Ledesma, esos que borda en sus libros, la dignidad, la lealdad, la solidaridad y, por encima de todo, los límites de la ley, esas fronteras difusas que pueden traspasar con igual habilidad agentes y delincuentes.

Exit, 63, del 7 al 13 de febrero de 2008