15 gen. 2013

'Peores maneras de morir', la nueva novela criminal de Francisco González Ledesma


  • El libro narra el último caso del inspector de policía Méndez en la ciudad condal.
  • La novela tiene como argumento el mundo del tráfico internacional de mujeres.
  • Costumbrismo canalla, crítica sociopolítica, ironía y pesimismo son los elementos del autor para crear una historia de terrible actualidad.
  • Con 'Crónica sentimental en rojo', Ledesma obtuvo el Premio Planeta en 1984.
El periodista catalán Francisco González Ledesma regresa a las librerías este invierno con una novela que narra el último caso de su famoso personaje de novela criminal, el inspector Méndez. Peores maneras de morir (Planeta) es el retrato social de una Barcelona que está cambiando, en la que los ideales del pasado han desaparecido y, tal vez, el viejo policía lo haga con ellos.

En la obra, una muchacha huye desesperada por las calles del Raval de Barcelona: un hombre la persigue. Buscando refugio, entra en un edificio medio abandonado. Allí, en la única vivienda con luz, otra joven la esconde, confiada. Sin embargo, el perseguidor mata a ambas muchachas.
El tono casi poético con el que el narrador describe la realidad se entrelaza con un relato de una dureza sin paliativos
En otro lugar de Barcelona, en una casa lujosa que sirve de cubil a los miembros de unaorganización internacional de trata de blancas, una joven está siendo violada por el encargado de amansarla. Pero, sorprendentemente, el violador termina con un punzón clavado en los genitales, muerto, desangrado, y el compañero que acude a sus gritos recibe una bala en la nuca.

Este es el arranque de una impactante novela negra, que tiene como argumento el sórdido mundo del tráfico internacional de mujeres. Un asunto que sigue repugnando a un hombre tan curtido y de vuelta de todo como el policía Méndez, viejo conocido de los lectores de González Ledesma.
Nadie sabe el dinero que mueve esta industria; nadie quiere saberlo. Es mejor cerrar los ojos, piensa Méndez, y olvidar ese submundo en el que se mueven como peces en el aguaasesinos de la peor calaña, negreros sin escrúpulos, y mujeres sin esperanza.

La ciudad condal, la auténtica protagonista

Como en el resto de las novelas de González Ledesma, la auténtica protagonista de esta historia es la ciudad de Barcelona, odiada y amada por el autor a partes iguales.
El libro es una mirada nostálgica al pasado, a Barcelona antes de la internacionalización del crimen
Una Barcelona en crisis, llena de contrastes y contradicciones, de lugares oscuros y nuevos centros de poder; de barrios tapiados, de olores, colores y sabores de otras tierras que han encontrado en sus calles un refugio a veces inclemente, quehan cambiado para siempre el carácter de los barrios populares de la ciudad.

Las reflexiones de Méndez recuerdan la Barcelona antigua, la Barcelona canalla del Raval, de la vieja prostitución de barrio comparada con la trata de blancas de la actualidad.
Es una mirada nostálgica al pasado, a la Barcelona de antes de la internacionalización del crimen. Méndez reflexiona sobre una ciudad arrasada por el capitalismo feroz, un capitalismo que sobrevuela la historia como un ave carroñera. Y la crisis, y la desesperanza y la miseria y la maldad.

Novela negra redonda

Costumbrismo canalla, crítica social y política, una gran ironía y un pesimismo nihilista son los elementos que maneja el autor para crear una historia de rabiosa y terrible actualidad. El tono casi poético con el que el narrador describe la realidad se entrelaza con sorprendente facilidad con un relato de una dureza sin paliativos que golpea al lector en el estómago.
Una novela negra clásica, apasionante en el desarrollo y de estructura impecable
"La hondura de los personajes y una visión tenebrosa y cínica de la sociedad convierten la novela  en un perfecto ejemplo de la novela negra clásica, impecable en su estructura y apasionante en su desarrollo", explican desde la Editorial Planeta.

En estos tiempos de depredación e injusticia, González Ledesma nos cuenta una historia de venganza de los desheredados, una historia de mujeres indefensas que toman las riendas de sus miserables y arruinadas vidas, que dejan de ser víctimas para convertirse en verdugos. Es una historia, en definitiva, en la que no participa la ley, pero sí, y mucho, la justicia.

El autor

Francisco González Ledesma (Barcelona, 1927) ha sido redactor jefe de La Vanguardia de Barcelona, y antes de El Correo Catalán. Es un veterano periodista que en otro tiempo estuvo llamado a ser el novelista de éxito más joven de España. A los veintiún años obtuvo el Premio Internacional de Novela, instituido por el editor José Janés, y en cuyo jurado figuraban personalidades como Somerset Maugham y Walter Starkie.
Pero la censura franquista prohibió reiteradamente esta obra, Sombras viejas, reduciendo al autor, como a tantos otros de su generación, al desánimo y al silencio. Igualmente estuvo prohibida su segunda novela, Los Napoleones, que solo fue posible publicar con la transición política.
Ha firmado numerosas novelas del Oeste con el seudónimo Silver Kane, ha publicado un libro de derecho, El dret catalá actual, y las novelas El expediente Barcelona (finalista del Premio Ciudad de Valencia 1983) y Las calles de nuestros padres, donde adquiere pleno protagonismo el desengañado policía Méndez, hijo de los barrios bajos y conocedor impío de los barrios más altos. De esta serie de Méndez ha publicado varias novelas en Francia y en España con gran éxito. Las últimas, No hay que morir dos veces (2009) y Una novela de barrio(2007).
González Ledesma es, además, abogado, premio de periodismo El Ciervo y premio Ciudad de Barcelona de cine. Con su novela Crónica sentimental en rojo obtuvo el Premio Planeta en 1984.
20 minutos, 15 de enero de 2013