1 maig 2006

Alejandro Jodorowky nos habla de Silver Kane

En estas breves palabras, Frank G. Rubio tira de la madeja al entevistar al chileno Alejandro Jodorowsky. Hay una cuestión que dilucidar: ¿por qué motivos puede entusiasmar tanto a un autor del prestigio de Jodorowsky la literatura de quiosco de Silver Kane? Disfruten de esta conversación entre amigos.

Frank G. Rubio

¿Cómo, cuándo y dónde llegaron a tus manos las primeras novelas de Silver Kane?

Hace ya muchos años que paso mis vacaciones en la isla de Formentera. Ahí, en rincones discretos o en estanterías al borde de la calle, entre una gran ensalada de revistas de moda, vagetaban los Silver Kane, acompañados de otros autores como Clark Carrados o Marcial Lafuente. Los leí decidido a embrutecerme en mi paraíso de descanso físico y mental. Entre todos ellos, mediocres, se elevó como un asombroso descubrimiento el talento de Silver Kane.

Silver Kane ha cultivado los más diversos géneros: Oeste, policiaco, espionaje, ciencia-ficción... ¿En cuál de ellos te gusta más?

Sin la menor duda Silver Kane otorga su máximo en sus novelitas del Oeste.

Llevas pues años leyéndole y disfrutando con ello, ¿cuál dirías tú que es la principal razón de tu afición a su lectura?

Estas novelitas están muy bien escritas, entretienen a rabiar, son crueles, supermachistas, inteligentes, embebidas en un surrealista sentido del humor, siempre diferentes las unas de las otras. Es tan anarquista su contenido que me parece un milagro que Franco no haya mandado fusilar a Kane.

¿Eres aficionado a otros autores de literatura popular o tu relación con Kane es excepcional?

Es excepcional. Muy por debajo de él pero con buenas cualidades lo sigue Clark Carrados. El que odio por su vulgaridad es Marcial Lafuente. En mi adolescencia amé profundamente a Salgari, Dumas, Zane Grey, etc... pero Silver Kane es un caso único. Si me dan a elegir entre él y Cervantes, lo prefiero a él.

¿Ha influido algo Kane en alguna de tus producciones literarias, fílmicas o en tus cómics?

Sí, primero en uno de mis cómics, dibujado por Boucq, "Bouncer", un vaquero manco. A tal punto me he inspirado de Kane que uno de los personajes se llama Silver Kane. Acabo de escribir un libro que Siruela publicará en octubre del próximo año "Mu (Maestro y Maga)", que es un estudio serio sobre el budismo Zen. En la cabeza de cada capítulo pongo una frase extraída de las novelas de Silver Kane. Esas frases parecen llevar un mensaje iniciático.

¿Cómo describirías sintéticamente la obra de este autor?

Diría que es el maravilloso regalo de un Titán que, obligado por las circunstancias político-económicas, tuvo que sacrificar su talento de escritor durante cuarenta años. Sin embargo, de la misma manera que no se puede ocultar el sol con un dedo, en esas novelas humildes brilla el genio.

Francisco González Ledesma es el escritor que se oculta tras el seudónimo, ¿has llegado a conocerle personalmente o a leer algo de su "obra seria"?

Por supuesto; me encontré con él en Barcelona. No tiene aspecto de superhombre, sin embargo, a pesar de su hermosa modestia está rodeado de un aura de talento. He leído todas sus obras policiacas firmadas con su verdadero nombre. La mayoría en francés porque no se encuentran en español. Para mí, es uno de los mejores escritores de ese género.

"Silver Kane", el mismo nombre tiene una gran fuerza diría que cósmica. "Silver": plata, la luna, "John Silver"... Kane: la deidad hawaiana, "Ciudadano Kane"... Hay algo extremadamente mágico en las obras de este autor, que le distingue de muchos de sus colegas. Relaciónamelo ("as you like it") con la psicomagia: sus tramas, sus personajes, "su mensaje", el profuso y sensato erotismo (muy de los setenta) de sus obras...

Esto que me pides es mucho. No tengo tiempo para responder a tanto

Prótesis, publicación consagrada al crimen, 4, mayo de 2006